¿Quiénes somos la Red Nacional de defensoras de Derechos Humanos?


Pues las que defendemos la vida, el agua, los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, las radios comunitarias, los bienes comunes. Es decir. ¿ Todas las luchadoras?. 

Pues la verdad si, a lo mejor el termino solo sea más político en el sentido que nos hace reconocernos. Si, por ejemplo, me opongo en mi comunidad a que se represe el rio, si soy una pobladora y participo en una recuperación de tierra, si me organizo con otras mujeres para acabar con la violencia doméstica, si soy comunicadora popular y mi voz es portadora de mensajes liberadores, no sexista ni racista ni clasista, ni neocoloniales, si soy escritora y desde la palabra incito al cambio, a la rebeldía, al feminismo, a la vida con dignidad, si soy obrera de la maquila y junto a otras obreras me organizo y peleo contra la explotación de la trasnacional. En fin somos muchas las que ahora en un término político reconocemos nuestro activismo nombrándonos  “Defensoras de Derechos Humanos”.


Muchas nos juntamos en una Red Nacional, trabajamos  para que muchas defensoras que andamos haciendo nuestro trabajo, nos reconozcamos y que eso contribuya  a fortalecernos para abordar varias cosas que poco hemos hablado las Defensoras.
La primera y no en orden de importancia, es hablar de nuestra propia seguridad. Aprender a reconocer el riesgo, a llevar nuestras bitácoras de incidentes y aprender hacer nuestros propios planes de seguridad. Muchas veces actuamos como si fuéramos responsables del peligro que corren las otras, pero pocas veces asumimos con responsabilidad lo que implica nuestra autoprotección y nuestra autodefensa.
Otra necesidad es hablar de nosotras, de nuestros miedos, nuestro cansancio, de esa necesidad de equilibrio entre el trabajo asalariado, el trabajo político, las responsabilidades como mamás, como hijas, como mujeres. Como no olvidarnos de  nosotras mismas en medio de una realidad tan demandante y como aprender, incluso que el tiempo para nosotras mismas es un derecho que colectiva mente podemos reivindicar y como todas nuestras reivindicaciones, ¡conquistarlo¡  A eso le llamamos Autocuidado. Procuramos encuentros y espacios donde por ejemplo, aprendemos a darnos masajes, jugamos, meditamos bailamos, cantamos, conversamos y escarbamos a veces tan profundo en nosotras mismas que terminamos haciendo algo que nombran ”catarsis” y entonces quedamos limpitas o bacías para seguir haciendo nuestra defensoría, pero más livianas más sanas.
La Red también sirve para acompañar solidariamente a las defensoras que estamos en riesgo por nuestro trabajo de defensoría, gestiona recursos para garantizar lo que haga falta para aminorar el riesgo, una re ubicación un trabajo de comunicación que eleve su perfil, o campañas que contrarresten la difamación a la que muchas veces nos exponen quienes nos atacan. Nos acompañamos de la forma particular que cada defensora requiere, lo hacemos entre defensoras, pensando colectivamente esas formas que disminuyan el riesgo, y nos permitan seguir soñando, es decir, activando.
La Red también quiere una radio comunitaria feminista, la primera en Honduras, con muchas voces de mujeres diversas como somos y sobre todo transgresoras como debemos ser para romper el patriarcado del que somos parte, desprendiendo la feminidad patriarcal. 

La Red es un espacio colectivo de lucha de todas nosotras, podemos estar de diferentes formas. Queremos que sepan que estamos para nosotras, que sepamos que este aprendizaje es cuestionador de nuestro “sacrificio” a cambio de nuestros compromisos para que entonces nos posterguemos las individualidades en función de este sueño de lucha conjunta que nos hace enredarnos.